Su Universidad, la primera que se fundó en España, y una de las más antiguas de Europa, hacen de esta ciudad castellana uno de los focos culturales más atractivos de todo el país.

Su centro histórico, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, alberga un gran conjunto monumental y artístico en el que destacan lugares emblemáticos como la Universidad, ya mencionada, sus Catedrales Nueva y Vieja, o su famosa Plaza Mayor de estilo barroco, centro neurálgico de la vida social de esta urbe. 

Además de cultura e historia, Salamanca es una ciudad que derrocha juventud y vida por cada uno de sus rincones, debido, en gran parte, a su espléndido ambiente estudiantil; por lo que merece la pena conocerla tanto de día como de noche.