Millones pueden ser los motivos para venir a Madrid, tantos como visitantes, pero únicamente un sentimiento al dejar la ciudad: satisfacción.

Es incalculable el número de personas que han pasado por aquí a lo largo de los siglos con la certeza de que todas ellas han sentido la amabilidad de sus gentes, se han deleitado con la belleza de su patrimonio y han disfrutado del encanto de sus calles.

El turista, además de sumergirse en el día a día, debe dejarse aconsejar por la experiencia y profesionalidad de nuestros guías, quienes seguro harán de su estancia una experiencia inigualable e inolvidable.

En la actualidad, Madrid sigue ofreciendo todo eso y más ya que, como capital de España, es una de las ciudades más cosmopolitas, dinámicas y variopintas del mundo y es capaz de ofrecer a quien la visita un abanico de infinitas posibilidades.

Madrid es ocio, pero también negocios. Villa y Corte. Es gastronomía y moda. Lo castizo y lo moderno. Es turismo cultural, pero también es fiesta. Es historia y tradición pero, a la vez, vanguardia y futuro.

El atardecer en el Templo de Debod, un concierto en el Teatro Real, el bullicio de la Puerta del Sol, ir de compras, el Museo del Prado, un bocadillo de calamares en la Plaza Mayor, el Palacio Real, pasear por el Retiro, una azotea con vistas panorámicas mientras se toma una copa, la zona de los Austrias, un partido de fútbol, el Guernica en el Museo Reina Sofía, las cañas y tapas en tabernas centenarias, bailar en algún local de moda, disfrutar de un musical en la Gran Vía, el Barrio de las Letras, visitar alguna exposición, sentirse uno más de sus habitantes y, siempre, soñar con regresar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario