Playa y montaña, cultura y aventura, pasado, presente y futuro; todo ello va unido en la ciudad de Granada, último bastión del Al-Ándalus musulmán, reconquistado en 1492 por los Reyes Católicos. 

En las proximidades de Sierra Nevada, uno de los enclaves más fantásticos de la península para la práctica de deportes de invierno, se ubica esta maravillosa ciudad.

Es famosa por su historia y por su arte y por sus miradores, desde los que contemplar maravillosas vistas; pero, además, el visitante debe sentirse uno más a la hora de salir de tapas por el centro o pasear sin rumbo fijo por las calles encaladas de uno de sus barrios más famosos, el Albaicín, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1994.

No hay que olvidar todo lo relativo al arte y la cultura, ya que esta ciudad cuenta con diversos lugares, aparte de la Alhambra y el Generalife, que bien merecen la pena una visita, como pueden ser su fabulosa Capilla Real (mausoleo de los Reyes Católicos), su Parque de las Ciencias o la Abadía del Sacromonte.

 

Además, tanto locales como foráneos podrán disfrutar de alguno de los muchos espectáculos flamencos más puros en este barrio, donde los gitanos, portadores de ese particular “duende”, han vivido por siglos en casas-cueva construidas en la misma roca.